Archive for 7 julio 2012

Perros de asistencia, perros para minusválidos

Posted on julio 7, 2012. Filed under: Curiosidades | Etiquetas: , , , , |

–          Afectuosos y sacrificados con sus dueños

–          Obedientes y atentos

–          Inteligentes y comprensivos

–          Bien adiestrados. Si tienen lagunas deben volver a la escuela

–          Han de tener los sentidos muy desarrollados

–          Tranquilos

–          Hábiles

–          De una fidelidad

–          Pacientes

Siempre dispuestos

Abrir la puerta, encender la luz, descolgar el teléfono, recoger un objeto, traer el periódico… la tarea de estos perros permite que su dueño, afectado de minusvalía física, sea independiente además de proporcionarle un gran consuelo moral.

Cuando uno sufre una disfunción motora, el gesto más nimio resulta a veces muy difícil y, a veces, imposible de realizar. ¿Cómo encontrar un objeto, llamar el ascensor, o poner el monedero en el bolso sin pedir ayuda? Aquí interviene el perro. Todos estos gestos cotidianos que su dueño no puede llevar a cabo, el perro los hace en su lugar.

Perros y presos

En Estados Unidos en Purdy, en el estado de Washington, se confió en el año 1982 a un grupo de mujeres presas una misión extraordinaria: educar a services dogs (perros para disminuidos). Ante el éxito alcanzado por la operación y a la vista de su gran acción benéfica sobre el comportamiento de las presas, otras instituciones penitenciarias siguieron su ejemplo.

Los ojos de un invidente

Con un perro bien adiestrado, un invidente puede desplazarse solo. Ya no necesita pedir ayuda para cruzar la calle. Ya no ocurre el riesgo de tropezar con un obstáculo, caer por la escalera o chocar con un transeúnte. Le indica el peligro, se detiene para dejar pasar a los coches. Incluso es capaz de memorizar unos veinte recorridos diferentes y asociarlos a órdenes. ¿Su dueño quiere ir de compras? Basta con que el diga “ vamos al super”, para que el perro le lleve hasta allí,

El oído de un sordo

Existen centros de adiestramiento de perros para sordos. No es necesario que sea un animal de raza para ser admitido, lo más importante es que posea un fino oído.

En esta escuela aprende a reaccionar ante varios ruidos en lugar de su dueño. Cuando suena el teléfono, por ejemplo, el perro descuelga y le da el auricular. Si suena el despertador, despierta a su amo suavemente con un par de lametones. Cuando llaman al timbre, acude a la puerta. Actúa como una verdadera ama de llaves. En la calle, apresura el paso si oye la sirena de una ambulancia. Si el niño llora o percibe algún ruido sospechoso, este fiel compañero da la alerta a través de gestos.

Consuelo moral

Hay que tener en cuenta que el perro que ayuda a una persona afectada por una minusvalía física a recuperar cierta autonomía no ejerce únicamente una función utilitaria. Con su amabilidad y con su presencia, este buen amigo de cuatro patas aporta siempre un gran consuelo a su dueño y, con mucha más frecuencia de los que pensamos, suele ocurrir que le devuelva la sonrisa y las ganas de vivir. También ejerce de excelente terapeuta con los disminuidos psíquicos?

Cualidades necesarias

Estos profesionales caninos son seleccionados por su extremada dulzura, su paciencia, su obediencia y su espíritu de sacrificio. En resumen, para ser un buen perro de asistencia, hay que ser “de buena pasta”. Los campeones son el labrador y el golden retriever. Pero no basta con pertenecer a una de estas razas para ser considerado un perro para disminuidos. Alrededor de los dos meses, los cachorros previamente seleccionados son sometidos al test de Campbell, una prueba que permite a los educadores caninos evaluar las aptitudes de sus alumnos. No existen los exámenes de recuperación. En cambio, hay cursos de reciclaje. Cuando uno de ellos asimila menos las órdenes, regresa a la “escuela” junto con su dueño.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Problemas digestivos: la diarrea

Posted on julio 6, 2012. Filed under: Cuidados y prevención, Perros | Etiquetas: , , |

Constituye uno de los principales problemas por los que nuestros pacientes acuden a la consulta. La diarrea, al igual que el vómito o el estreñimiento, no es una enfermedad en sí, es sólo un síntoma cuya gravedad depende del problema que la origine.

La diarrea se puede definir como un incremento en la frecuencia y/o volumen de las deposiciones. Se caracteriza por la aparición de heces poco compactas o líquidas. En muchas ocasiones es debida a problemas gastroentéricos aunque también sistémicas como puede ser una insuficiencia renal o hepática e incluso por problemas de comportamiento.

Cuando se nos presenta un perro o un gato con diarrea será importante diferenciar si se trata de un problema agudo o crónico y si la diarrea es de intestino delgado o grueso.

DIARREA AGUDA: De aparición repentina

DIARREA CRÓNICA: Se prolonga en el tiempo

Hemos dicho que la diarrea es un cuadro inespecífico, es decir, sólo es un sistema que no nos indica cuál es el origen del problema. Así, una comida en mal estado, tóxicos, bacterias, virus, parásitos, alteraciones en la dieta, etc, pueden desencadenarla.

El veterinario deberá obtener información sobre el paciente y sus circunstancias a través de la información que proporciona al respeto el propietario, explorará el animal y realizará las pruebas complementarias oportunas para poder llegar al origen del problema.

¿Qué hacer con  un animal con diarrea?

Lo primero que debemos hacer es una anamnesis lo más detallada y profunda posible para tratar de orientarnos sobre la causa que ha provocado este proceso. Debemos preguntar desde cuando lleva el animal con la diarrea para diferenciar si se trata de un proceso agudo o crónico, si ha comido algo distinto a su dieta habitual o si es un perro que va suelto y tiende a comerse cosas por la calle.

Síntomas clínicos Diarrea de Intestino Delgado Diarrea de Intestino Grueso
Volumen de heces >3 veces 1-3 veces
Mucosidad Rara Frecuente
Sangre fresca Raro Frecuente
Grasa/comida Algunas veces No
Urgencia para defecar No Si
Tenesmo (esfuerzo al defecar) No Si
Frecuencia 3-5 veces(día >5 veces/día
Pérdida de peso Algunas veces Raro

También es importante preguntar si la diarrea viene acompañada también por vómitos y en este caso que es lo que comenzó en primer lugar, si tiene hambre y un comportamiento y estado de ánimo normal.

En la mayor parte de las ocasiones en las que el proceso es agudo no vamos a poder llegar a determinar la causa que la ha producido. Haremos un tratamiento sintomático empleando un manejo dietético y si lo vemos necesario un tratamiento médico. No es frecuente que haya que emplear productos que regulen la motilidad. Si la evolución es favorable no necesitaremos hacer nada más.

Manejo dietético de las diarreas

Se basa en la administración de pequeñas cantidades de comida altamente digestible dando pequeñas tomas con mucha frecuencia y sin forzar la ingesta.

Si está vomitando al mismo tiempo, hay sangre en las heces, fiebre, el animal está muy apagado o hay dolor en la palpación abdominal, deberemos hacer pruebas complementarias como puede ser una radiografía, ecografía, test de parvovirus (si se tratara de un cachorro de perro). Mantendremos el animal en observación en la clínica y si es necesario le administraremos fluidos si hay riesgo de deshidratación. En estos casos si que debemos tratar de llegar a un diagnóstico para poder tratarlo adecuadamente.

En otras ocasiones nos vendrán a la clínica con un cuadro de diarreas con el que llevan semanas e incluso meses. Estos animales suelen venir con una mala condición física que se ha ido deteriorando de forma paulatina. En estos casos si es muy importante llegar a un diagnóstico para poder tratarlos pues un tratamiento sintomático puede mejorar la situación al principio pero va a seguir la diarrea.

Importante

Se puede pensar que se alimenta correctamente a un perro o gato dándole una dieta parecida a la de las personas pero eso es un error.

Las características del organismo de los perros y gatos no son iguales a las de las personas, por ejemplo, el aparato digestivo de un perro es distinto: su estómago está preparado para la digestión de trozos grandes, no es necesario que mastiquen la comida y no la saborean; la acidez de su estómago es mayor y tiene un intestino más corto lo que hace que no estemos preparados para digerir igual los mismos nutrientes.

Causas de diarreas agudas

–          Cambios bruscos de dieta

–          Ingesta de alimentos que no digieren adecuadamente o que estaban en mal estado

–          Algunas enfermedades víricas

–          Ingesta de cuerpos extraños

–          Invaginación intestinal

–          Vólvulo intestinal

–          Parásitos

¿Qué hacer cuando aparece la diarrea?

Ante una diarrea es importante seguir esta serie de indicaciones:

–          No hay que restringir el acceso al agua. Si hay también vómitos es importante ofrecerla en pequeñas cantidades varias veces al día.

–          Si la diarrea persiste, es muy frecuente, hay fiebre, el animal está decaído o es un cachorro es necesario acudir siempre al veterinario.

–          Se ofrecerá comida altamente digestible, racionada y en pequeñas cantidades varias veces al día.

–          Ante la duda acudir al veterinario o llamarle por teléfono para ver si considera necesaria la visita.

Diagnóstico

Se basa en:

–          Historia clínica y síntomas

–          Análisis de heces

–          Análisis sangre

–          Radiografías, en el caso por ejemplo, de sospecha de una obstrucción

–          Ecografía

–          Endoscopia: cuando el proceso se alarga en el tiempo puede ser necesario realizar una endoscopia y biopsia de las zonas afectadas para poder establecer un diagnóstico y tratamiento específico.

 

Importante

Frecuentemente la diarrea va a estar producida por un cambio brusco de alimentación o por modificaciones en la dieta sin embargo es importante saber que hay muchas enfermedades graves que pueden cursar también con diarrea.

Tratamiento

La mayor parte de las diarreas agudas son procesos poco importantes que se curan en las primeras 24 horas.

Los tratamientos que se usen irán enfocados a:

1-       Aliviar y disminuir los síntomas

2-       Eliminar la causa que la origina (parásitos, por ejemplo). En ciertas ocasiones habrá que recurrir a la cirugía como en el caso de ciertos cuerpos extraños, vólvulos o invaginaciones.

3-       Corregir desequilibrios de electrolitos y la deshidratación si hubiera.

Las diarreas crónicas que se prolongan en el tiempo pueden necesitar tratamientos específicos.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

El impacto de cambio climático: En la dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP)

Posted on julio 5, 2012. Filed under: Noticias |

las pulgas en perros y gatos

La dermatitis alérgica a la picadura de pulga es el proceso dermatológico de origen alérgico más común en el perro y el gato. Se trata de una reacción de hipersensibilidad frente a antígenos presentes en la saliva de la pulga. Este proceso se localiza principalmente en áreas del litoral mediterráneo, donde el clima húmedo y templado, favorece enormente la proliferación de las pulgas.

Las DAPP es un problema crónico y un proceso progresivo debido a que las pulgas no se erradican. Se ha observado que a medida que pasan los años, los signos clínicos empiezan antes, son más severos y persisten más tiempo, siendo el cambio climático parte responsable de este proceso.

Las predicciones del cambio en España apuntan hacía unos inviernos más lluviosos y cálidos, seguidos de veranos calurosos y secos, condiciones climáticas que favorecen el estacionamiento y la proliferación vectorial. Por esta razón se cree que los efectos del cambio climático podrían desencadenar un aumento en la población de pulgas y garrapatas, extender el periodo estacional de transmisión y su distribución hacia zonas más septentrionales lo que supondría un incremento substancial de las reacciones alérgicas en nuestras mascotas.

 

Una pulga puede llegar a poner 50 huevos diarios y producir hasta 2000 huevos durante toda su vida.

Cuadro clínico

–       Los primeros síntomas aparecen generalmente entre los 3 y 6 años de edad.

–       Los síntomas pueden ser estacionales o perennes en función del clima o de si las pulgas se mantienen en el interior de casa, pero son siempre más intensos en verano y otoño. El cuadro clínico empeora con la edad comenzando con síntomas ligeros durante la temporada de pulgas hasta hacerse persistente y cada vez más grave.

–       Afecta principalmente a la región lumbosacra, pudiendo extenderse al área perineal, abdomen ventral y flancos.

–       Las lesiones son inespecíficas y secundarias al rascado: eritema, erosiones, alopecia, pelo rojo, hiperpigmentación, seborrea, etc.

–       En el gato, el cuadro clínico es similar con la particularidad de que las lesiones suelen afectar también al cuello. Las erupciones papulocostrosas son las más típicas, aunque también se puede hallar alopecia, excoriaciones, costras, escamas y cambios pigmentarios.

El tratamiento

El conocimiento de los hábitos del animal y del tipo de ambiente en el que vive ayuda al veterinario a diseñar un programa de control de las pulgas basado en el tratamiento, tanto del animal como de su entorno, con productos adulticidas y larvicidas.

Entre los compuestos más modernos e inocuos para el control de las pulgas se halla el tratamiento que no sólo actúa sobre las pulgas que están en la mascota sino también en el ambiente en el que están.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...